lunes, 31 de diciembre de 2012

Últimas lecturas del 2012 (II)

En tan solo una hora el año se acaba y, entre el ajetreo por las celebraciones por la bienvenida al 2013, me hago de una fracción de tiempo para colocar las últimas lecturas de diciembre. Ha sido un año irregular, no tan bueno como el anterior, pero tampoco puedo quejarme. Quizá se ha parecido más a ese tipo de novelas que empiezan muy bien (aún recuerdo ese hermoso febrero), que se caen hacia la mitad y que apenas se recuperan cerca al final.


Gramática de la fantasía. Gianni Rodari es toda una eminencia en lo que a literatura infantil se refiere. Su visión de la pedagogía es clara y deslumbrante. Lo más importante es que este libro me ayudó mucho a tener los fundamentos teóricos al momento de enfrentar mi actual empleo.

Libro de oro. Así se tituló a la antología que recoge a los ganadores del Premio Copé de Oro en las bienales de cuento. Es un libro que me sorprendió por la gran cantidad de cuentos malísimos (realmente impublicables) que se alzaron con el primer premio. Estos son los misterios de la literatura. Solo los relatos de Gregorio Martínez y Fernando Iwasaki rescatan del fuego a esta compilación.


Discurso del oso. Este texto, escrito principalmente para el público infantil en 1952, es una historia que hemos leído todos dentro de Historias de cronopios y de famas, un libro considerado para un público más «adulto». Qué difíciles son estas etiquetas cuando se quiere clasificar a la literatura por edades, ¿no?

La pieza oscura. Inevitablemente llegué a Enrique Lihn, el gran poeta chileno, después de leer a Bolaño.


Bonsáis. Marcelo Báez Meza, el ecuatoriano ganador del premio de cuento corto de la editorial Pilpinta (allá por el 2010), nos entrega diez pequeñas historias relacionadas, la mayoría de ellas, al cine. Entretiene pero no lo recomendaría.

Maestra vida. Libro ganador del Primer Premio Internacional de Novela Corta Mario Vargas Llosa (vaya pomposo título). El autor es el peruano Pedro Novoa. Una novela muy misógina y, siendo lo más neutral posible, decepcionante por el ostentoso premio alcanzado que no justifica. Como dijo un amigo, MVLL ni ha tocado esta novela.

14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor PN:

      No sabía que había dicho tantas cosas en un comentario de casi 50 palabras. Y, como usted afirma, es un comentario subjetivo; en eso estamos de acuerdo: no he reseñado su novela ni he realizado un trabajo hermeneútico sobre ella. Por lo tanto, ¿por qué tanto ají e interés sobre la opinión (basada «más en la ignorancia del fenómeno literario que en la interpretación lúcida y creativa del mismo») de este humilde lector?

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de sus insultos es que los que aún no lo han leído se darán cuenta cómo reacciona el señor PN ante las críticas. Y, dicho sea de paso, en ningún momento me he propuesto como objetivo joderlo. Es más, ni lo conozco más allá de la foto de la solapa de su novela. Solo me he ceñido a hablar (muy brevemente) de un libro que en algún momento me llamó la antención. En todo caso, si usted piensa ser escritor para no tolerar la opinión discordante de sus lectores, mejor dedíquese a otra cosa.

      Saludos cordiales a su hígado. (:

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué patético. Primero me insulta con actitud matonesca, luego, al ver que ha perdido los papeles, elimina el comentario donde me llama «cobarde» y «amariconado», entre otros insultos de bajo nivel (tengo su comentario, el cual me encantaría colocar para que quede bien registrada la verdadera cara del señor PN). Repito, yo solo he hablado de «su» libro. En ningún momento me he referido a usted. Me refiero siempre a la obra, jamás al hombre. Tampoco voy a eliminar lo que he escrito en el post, a acomparación de usted, que ahora se «acobarda» y elimina su comentario. ¿No que muy machito?

      Saludos cordiales. ;)

      Eliminar
  4. Hola, primera vez que ingreso a este blog y el libro que has comentado, me llamó la atención y estuve a punto de comprarlo, pero no entiendo esta andanada de puyas entre ambos y si creo que la gente debe sostener sus opiniones y mantenerlas hasta el final, no autocensurarse. Qué pena, pero eso no quita que todavía quiera comprar el libro para leerlo y formarme una propia opinión. Pero si hubieron insultos no me adhiero a ese estilo de respuesta. Más hielo para el autor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      En realidad solo hubieron insultos de una parte; ya sabemos cuál (porque incluso ha borrado sus propios comentarios). Cuando leas la novela en cuestión puedes comentar qué te pareció aquí.

      Saludos y buenas lecturas. (:

      Eliminar
  5. ¿Podría poner algún fragmento que sustente la acusación de misoginia sobre la Novela de PN?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adivino:

      Acá no hay ninguna acusación, solo es mi punto de vista (subjetivo como el de cualquier lector).

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  6. Nictálope, me parece mal intencionado no solo el comentario en contra del novelista Novoa, sino en general. Has hablado mal de los libros del COPE, de Rodolfo Ibarra y otros más. Tienes que sustentar mejor tus puntos de vista, todos tenemos derecho a expresarlos, pero también el deber de sustentarlos con lógica y sobre todo con responsabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo:

      Jamás he mencionado a Novoa, solo he comentado su libro (de lo contrario caería en el argumento ad hominem). Asimismo, lo del Copé ha sido un comentario libre. En cambio, lo del libro de Ybarra sí ha sido una reseña como debe de ser: bien detallada, explicativa y didáctica. ¿Qué significa «hablar bien» o «hablar mal» de tal o cual libro? No lo sé. Lo único que he hecho es expresar mi punto de vista como lector. Si esos libros a ti te parecieron geniales, pues eres libre de poner aquí tu punto de vista. Creo que de eso se trata el sano debate.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Hola, Nictálope, te felicito por el blog. Quien te habla fue jurado nacional del concurso que refieres y te digo que la competencia y veredicto fue celebrado incluso por el propio Nobel. En fin no discuto tus opiniones, y quisiera transcribir un escrito sobre la novela Maestra vida.

    El argumento, aunque es difícil de reconstruir, se puede establecer desde la perspectiva de uno de los personajes, el “profe” Orlando. Esta ruta argumental tiene como bisagra su nombramiento en el magisterio peruano y como cancerbera a su imponente alumna, la “negra” Zeta.
    El narrador cuenta la historia del profe como si estuviera en su velorio. En esta especie de conversación con un cadáver van discurriendo escenas y escenarios propios de la Lima de fines de los noventa y comienzos del siglo XXI, con un realismo espeluznante y sorprendente.
    La novela es una muestra muy versátil de los recursos técnicos apropiados para la novela corta. Los personajes son presentados con una serie de rasgos indefinidos y dispersos que van organizándose de acuerdo a las circunstancias. Un nuevo existencialismo los ordena y los conduce por los senderos de la despersonalización, el aprovechamiento del otro, el sálvese quien pueda.
    El lenguaje proviene de la oralidad callejera hasta emparentarse y mezclarse con la jerga urbana limeña, contaminándose de lo popular, de lo coloquial. El tono linda con un dramatismo de sintaxis entrecortada y pensamientos grotescos que oscurecen las acciones pero no impiden que la vida continúe.
    El relato de los acontecimientos es fluido y la tensión de la trama se va desenredando con naturalidad y dinamismo, relacionando el final con el principio. Las vidas se cuentan de una forma muy elemental y no por ello carecen de un punto de vista reflexivo y cuestionador.
    La dosis de humor, erotismo y ternura –como en toda buena historia– equilibran la crudeza de las intimidades de los personajes y la violencia de los crímenes que enrojecen la novela. Lima es así, la vida es dura en la urbe peruana y quien la padece triunfa, sobrevive.
    El título está emparentado con la famosa salsa del gran Rubén Blades. La vida se aprende a vivirla en el dolor y los aprendices no tienen la oportunidad de exhibir sus logros porque la muerte acecha hasta convertirlos en duros de colección. Nada puede lo tecnológico con el ciudadano común y corriente, porque este solo sabe morir o exteriorizar lo canino de su experiencia. En “Maestra Vida”, la existencia es la más dura de las guerras y el destino del hombre no figura en la agenda de la civilización.
    José Gabriel Valdivia
    Arequipa, 2012 marzo 19.

    ResponderEliminar
  8. no encuentro lo que busco

    ResponderEliminar