lunes, 20 de abril de 2015

El Búho


¿Quién es el escribidor más leído en nuestro país? Vamos, les doy una pista: escribe en el diario más leído en todo el Perú y el más vendido a nivel mundial (si es que las cifras no han cambiado desde 2013). ¿Otra pista? Su columna (porque este escribidor tiene la suerte de tener una columna) es la más leída y comentada entre sus muchos lectores. ¿Otra más? Estoy que me aburro, sinceramente. A ver, no tiene libro publicado (¿un escribidor sin libro? Los hay, señora mía, y son los que más abundan). Una extra: cuando habla de literatura (y de literatura nada sabe), ahí saltan los lectores cultitos y otros plumíferos y lo citan y lo celebran.

Me estoy hartando de las pistas. Soltemos los datos importantes: este escribidor con muchos lectores (que no es lo mismo que decir «escribidor muy leído») golpeaba a su mujer, a su hijo y es un alcohólico, según lo que se puede desprender de un reportaje emitido el 5 de abril.

Claro, me estoy refiriendo a Víctor Patiño, quien escribe sus columnas bajo el seudónimo de El Búho.

Su columna se llama PicoTV y es la delicia de amas de casa, taxistas, vendedores ambulantes, estibadores. Ya saben, el público objetivo de El Trome, el diario más exitoso de nuestro país.

¿Cuántos días han pasado desde que se emitió el reportaje? Quince. ¿Qué hacíamos los peruanos ese 5 de abril en que se emitió? Estábamos recordando con mucho pesar el autogolpe de Fujimori en 1992. Digo, debe ser eso, porque si han pasado quince días y la gente escribidora no ha abierto el pico para decir algo al respecto, algo mínimo, una pequeña muestra de indignación, un estado de Facebook condenando el maltrato a la mujer por parte de una de las plumas con más llegada al público masivo, si no han dicho ni un carajo, digo, es porque quizá siguen reflexionando sobre... ¿sobre qué? Sobre algo, supongo. Algo más importante que decir que El Búho ha sido denunciado por maltratar a su mujer.

Días después del reportaje, esperé a que estallara la bomba. Imaginaba una indignación brutal en redes sociales, las disculpas o la renuncia de Patiño o el veto de la columna en mención (columna muy bien colocada, qué duda cabe: contraportada del diario, al costado de una chica de tetas y culo enormes), pero pasó lo que suele pasar cuando sucede algo escandaloso en un diario que pertenece a un grupo de poder que controla a casi todos los medios de comunicación en el Perú. O sea, no pasó ni mierda. Escupo el televisor.

4 comentarios:

  1. Hay una especie de idolatría por el abusador,ladrón,maltratador cuando éste aparece ante el público como una persona inteligente,mediática,de verbo y letra seductora,interesante en una palabra. Todo eso queda en nada cuando se quita el disfraz y se aprecia la verdadera naturaleza, un ser zafio y ruin que, claro está, engaña a quien puede, no a quien quiere. Lo lamentable es que muchos no quieren ver al personaje más allá del disfraz,eso me deja casi tan estupefacto como el acto maltratador en sí. En España sucede lo mismo con los políticos que nos roban.Es lamentable pero así es. Celebro tu honestidad y valentía al criticarlo, me quedo con eso,que es mucho. Un cordial saludo desde España y abrazos al Perú.

    ResponderEliminar
  2. Ese Búho debería cerrar el pico.

    ResponderEliminar
  3. Espero urgente una entrevista entre El Búho en directo con Alan García, a ver si muy valiente aguanta los cocachos que le espera, tal como ya los asimiló su colega Oscar Torres el 19 de Febrero pasado, a dos páginas. ¿Valiente con quien te ha dado tema para escribir en tu columna de sólo escribir y no enfrentar cara a cara? Serás el más grande, hazte más famoso, y renuncia ya a tu izquierdismo asolapado. Aunque sí eres divertido y creativo, a ver cuántos rounds durarás. Más de medio millón de tus lectores te contemplan o empezará tu eclipse. Suerte.

    ResponderEliminar